Se suele decir a menudo, para intentar justificar el olvido de algunas promesas electorales o el desvío de lo que es la base ideológica de los partidos políticos en su praxis cotidiana, que la política es el «arte de lo posible». Valga esto como excusa, pero no como explicación de lo que suele ser, con frecuencia, un modo más discreto y elegante de parodiar a Groucho Marx cuando decía: «Estos son mis principios; si no le gustan, tengo otros». (continuar leyendo).

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad