El negocio de la construcción de muros, nuevo informe del Centro de Estudios por la Paz J. M. Delás, que analiza el negocio que existe detrás de la construcción de infraestructuras, muros y tecnologías desplegados en las fronteras europeas, construidos para frenar e interceptar la entrada de personas migradas y solicitantes de asilo.

La construcción de muros resulta ser un negocio lucrativo y en crecimiento con consecuencias letales para las personas que migran.

El informe muestra que ha habido un enorme incremento del gasto público en seguridad de fronteras por parte de la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros que han impulsado una industria que se ha lucrado de ello. Algunas de las empresas beneficiarias son también actores globales, que sacan partido de un mercado mundial de seguridad de fronteras cuyo valor, en 2018, se calcula en unos 17 500 millones de euros.

La investigación también resalta el papel destacado que desempeña el sector armamentístico en la toma de decisiones sobre políticas de seguridad fronteriza a través de la creación de espacios donde pueden defender sus intereses económicos.

La construcción de muros resulta ser un negocio lucrativo y en crecimiento con consecuencias letales para las personas que migran.

Este informe elaborado por Mark Akkerman y publicado por el Centre Delàs junto con el Transnational Institute (TNI) y Stop Wapenhandel, constituye la segunda parte de Levantando muros: Políticas del miedo y securitización en la Unión Europea, en el que se midieron e identificaron por primera vez los muros que atraviesan Europa.

El informe completo está disponible en inglés, pero cuenta con un resumen ejecutivo en castellano, en inglés y en francés.